martes, 22 de octubre de 2013

Sopa de cebolla "anticatarral"





¡Ay, estamos entrando en malas fechas para los catarros!.
Mi niño empezó la guardería hace algunas semanas y desde entonces parece que en casa somos amigos íntimos de los "mocos". El caso es que este pasado fin de semana estuvo mocoso y con laringitis, y ahora vamos papá y yo siguiéndole los pasos con el pañuelo en la mano o en la nariz todo el día. Papá puede tomar (como acostumbra en estos casos) Frenadol® pero yo, embarazada de casi 7 meses, no puedo. ¡Pero no pasa nada... tengo la solución!. Para luchar contra el catarro nada mejor que una sopa muuuuuuuuy calentita para cenar, elaborada con ingredientes que actuan como auténticos antibióticos naturales: cebolla, ajo, romero...





Y la receta en cuestión es la siguiente:

Ingredientes para 4 personas:
  • 1,5 l de agua con una pastilla de caldo de verduras (o mucho mejor y más recomendable: caldo de verduras de aprovechamiento de un hervido que hicimos días anteriores).
  • Unas 6 rebanadas de pan tostado.
  • 3 cebolletas (yo usé en esta ocasión 2 cebollas y un trozo de unos 12 cm de puerro).
  • 2 dientes de ajo.
  • Queso rallado.
  • AOVE.
  • Sal.
  • Un ramita de romero fresco.


Elaboración:

Doramos un diente de ajo cortado a trocitos muy pequeños en un buen chorro de AOVE. Cuando comience a tomar color, rehogamos en la misma cazuela la cebolleta y el puerro cortados en tiras finas. Lo pochamos todo a fuego lento durante 10-15 minutos hasta que tome un color dorado.


Añadimos el agua con la pastilla de caldo (o nuestro caldo de hervido casero) y dejamos cocer unos 25-30 minutos a fuego no muy fuerte. Cuando falten unos 5 minutos para retirar del fuego, hacemos una infusión de romero: si es romero fresco en rama lo introducimos sin más en la cazuela. Si no es fresco, utilizaremos una bola de infusión:

Sujetamos la bola de infusión para que no se introduzca por completo en la cazuela.

Pasados unos 5 minutos, retiramos la bola de infusión con las hojas de romero en el interior.


Emplatamos. Tostamos las rebanadas de pan, las untamos un poco con el diente de ajo crudo y las ponemos en la superficie de cada plato.

Espolvoreamos el pan con un poco de queso rallado y gratinamos (bien en el horno o en el microondas).

Y servimos rápido para tomar muy muy caliente. Así nos hará más efecto contra ese catarro tan molesto.

¡Buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada