jueves, 25 de octubre de 2012

Berenjenas al plato





Este verano hemos difrutado muchísimo de nuestro huerto ecológico. Parte de los productos los hemos regalado y también hemos hecho tomates en corseva para tener el resto del año disponibles en todo momento en nuestras despensas. Que rico está este tomate para un pisto, una ensalada murciana o un sofrito... ummm (otro día pongo la receta para hacer el tomate en corserva).
Con las betenjenas no podíamos hacer conserva de ese tipo, por lo tanto íbamos improvisando el modo de cocinarlas (a la plancha, rellenas, en montaditos...). El otro día se me ocurrió esta forma. A priori es muy similar a las berenjenas rellenas, pero el modo de montaje del plato y presentación del mismo queda muy diferente.
A ver qué os parece...


Ingredientes:
  • 1 o 2 berenjenas (dependiendo del tamaño).
  • 1 cebolla.
  • 1 puñado de gambas peladas congeladas.
  • Queso rallado para gratinar.
  • Pimienta negra molida.
  • Orégano o hierbas provenzales.
  • AOVE.
  • Sal.


Elaboración:

Limpiamos las berenjenas, les cortamos el rabito y las partimos por la mitad. Le hacemos varios cortes a cada una de las mitades, las colocamos en un plato y metemos al microondas 4 minutos a máxima potencia.
Veremos que la pulpa queda blandita. Con ayuda de una cucharita de postre, vaciamos toda la pulpa separándola cuidadosamente de la piel. Con una tijera, troceamos y desmeduzamos los trozos de mayor tamaño para que queden todos chiquitos e igualados. Reservamos.
Troceamos la cebolla bien menuda y sofreimos en un buen chorro de AOVE.
Añadimos a la cebolla la pulpa de la berenjena y damos unas vueltas.
Incorporamos las gambitas (si son muy grandes las troceamos a cachitos pequeños).
Salamos.
Cuando todo esté en su punto, rellenamos los cuencos de barro. Espolvoreamos con el queso rallado, con un poco de pimienta y hierbas provenzales e introducimos al horno unos minutos hasta que el queso esté dorado.
Servimos caliente.

Buen provecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada